jueves, 15 de noviembre de 2018

Camilo Catrillanca ¡Presente en la Lucha!


El día miércoles 14 de noviembre, el Comando Jungla (grupo táctico de Carabineros) entró a allanar a la comunidad Mapuche de Temucuicui, disparando a mansalva y tomando detenidos.
Así, este comando militar anti-Mapuche asesinó a sangre fría a Camilo Catrillanca, peñi de la Comunidad, de 24 años y padre de una hija de 6 años. El viejo Estado nuevamente se ha cebado con la sangre Mapuche y ha intentado ahogar el pujante avance de las recuperaciones de tierra asesinando a un weichafe.

No conformes con su vil crimen, las fuerzas represivas del viejo Estado continuaron allanando la comunidad, reprimieron a familiares y amigos que fueron a vera Camilo cuando se encontraba aún en riesgo vital, y atacó el cortejo fúnebre como también realizaron hace unos días con la muerte del compañero Kevin Garrido.

Este crimen demuestra una vez más cómo el viejo Estado está al servicio del latifundio y de las forestales, con un carácter terrateniente-burocrático, poniéndose al descubierto una vez más.

Rendimos homenaje al peñi Camilo Catrillanca, activo luchador desde pequeño en su comunidad, dirigente estudiantil de la zona durante el 2011, y que desde muy joven decidió tomar el camino de la lucha, afirmando estar dispuesto a dar la vida si fuera necesario por recuperar las tierras usurpadas. 

Hacemos un llamado a la solidaridad activa, y saludamos también las rápidas iniciativas que tanto el pueblo chileno como Mapuche han desarrollado en denuncia de éste crimen de Estado.

“En la comunidad de Temucuicui, a la que pertenezco, estamos teniendo muchos allanamientos, ya no somos libres, ya no podemos caminar en los cerros y cuidar nuestros animales, la represión es demasiado fuerte. El Estado es el principal represor, el que manda a carabineros a asesinar, porque estamos expuestos, nos están tirando balas a quemarropa” Camilo Catrillanca, 2011.

Manifestaciones luego de la muerte de Camilo:


Enfrentamientos en la U. Católica de Temuco

Protesta en la Moneda






lunes, 12 de noviembre de 2018

¡A la basura el "Aula Segura"!

Resultado de imagen para liceo 1 frente patriotico
Fotografía tomada para un trabajo de historia en el Liceo 1, que fue utilizada por la prensa monopólica para criminalizar a estudiantes
El proyecto de “Aula democrática” - ex Aula segura o ley de expulsión express – Fue aprobado por el parlamento para implementarse. Si es bien, a propósito de la presión popular y el no acuerdo entre las facciones de las gran burguesía produjo que el proyecto se modificara en ciertos aspectos, lo cierto es que esta nueva ley viene a golpear al movimiento estudiantil, específicamente al derecho a la protesta.

Para lograr aprobar esta medida, el viejo Estado, usando todos sus partidos burgueses-terratenientes (desde UDI hasta P”C” y FA), instaló primero en la opinión pública la idea que quienes desarrollan la protesta popular en los liceos son delincuentes, poniendo en el mismo plano agresiones contra profesores en contextos cotidianos con contextos de manifestaciones, vaciando el trasfondo político de las movilizaciones estudiantiles. Incluso hubo quienes atribuían la justa rebelión de la juventud como un problema de índole psicológico, como el revisionista Jaime Gajardo (ex pdte. Colegio de Profesores).

Sin embargo, esto pronto cambió. Las clases dominantes usando la prensa monopólica publicaron montajes-reportajes donde se señalaban las organizaciones que supuestamente estaban detrás de las protestas, primero con un reportaje en el diario La Tercera y después con reportaje de Canal 13 sobre el “adoctrinamiento” en el Liceo 1 de Stgo.

Así, poco a poco continuaron con la propaganda criminalizadora de la protesta popular, calificando de “manifestante bueno” quién no infringe los marcos institucionales y de “manifestante malo” quienes se salen de dicho marco y atentan contra la propiedad privada y que aplican la autodefensa contra la represión policial.

Lo cierto es que esta medida busca acelerar los mecanismos para desarticular y reprimir cualquier tipo de organización política dentro de los establecimientos, independiente de si dichas organizaciones se vuelcan al combate o no. La principal preocupación del viejo Estado es combatir el crecimiento de la protesta y de la politización que se viene incrementando hace algunos años entre la juventud secundaria en distintos liceos, especialmente los de Santiago centro, los cuales además, han crecido en sus matrículas la incorporación de estudiantes populares de distintas comunas de la capital.

Por otra parte, el gerenciamiento de Piñera busca acelerar las privatizaciones como también aniquilar las conquistas parciales del movimiento estudiantil desde 2001 hasta la fecha, camino allanado por los gobiernos anteriores de la “Nueva Mayoría”. La misma situación se observa en universidades con tradición de lucha como el Pedagógico (que tiene una tendencia al cierre). Por eso es necesario levantar y fortalecer la organización revolucionaria en los distintos liceos y universidades a la vez de repudiar con acciones y protesta esta nueva ley criminalizadora y reaccionaria ¡No permitamos el retroceso de nuestras conquistas!